Más de la mitad de personas inscritas en el Servef comarcal no poseen el graduado escolar

Uno de los principales problemas para dar trabajo a muchos parados de larga duración es que las empresas cada vez exigen más y más requisitos para contratarlos. En el Servef comarcal, por ejemplo, más de la mitad de los inscritos no poseen el graduado escolar.

Un dato muy peligroso

Según los datos presentados por El servicio de empleo y formación valenciano, en el 2015 terminaron con 7.547 personas inscritas, con un descenso de 560 con respecto al 2014. Una pequeña reducción, sin embargo, aumentó en 107 personas que no tienen los estudios primarios.

De los inscritos, hay un total de 3.926 parados que no tienen el graduado escolar, lo que representa el 52,02%. Si se repartiera, hay 40 personas sin estudios, 142 con estudios primarios inacabados, 128 con estudios únicamente primario, 145 del programa para la formación e inserción laboral que no precisan de la educación primaria y 3.571 que estudiaron en la ESO pero no la acabaron.

Más de la mitad de personas inscritas en el Servef comarcal no poseen el graduado escolar

Si se compara con 2014, este colectivo ha aumentado casi un 3%, pues antes estaba situado en 49,83%.  Con respecto a los otros inscritos en el Servef, 1.408 personas corresponden a quienes tienen el graduado escolar, 460 personas con los estudios de bachillerato, 614 personas con ciclos formativos de grado medio y 452 personas con un ciclo formativo de grado superior.

También hay un hueco para los universitarios, con 322 personas con enseñanzas universitarias de primer ciclo o que han aprobado tres cursos completos de una licenciatura. 299 de los desocupados son licenciados, mientras que universitarios de grado hay 27, con 23 inscritos con máster y 8 doctorados.

Una de las principales preocupaciones de los gobiernos locales siempre es ocuparse de este sector de la población, que no cuentan si quiera con la formación necesaria para ser enviado a una entrevista de trabajo, ya que son gente que, por causas ajenas al menor en la mayoría de los casos, no continuaron con la educación básica.